Noche en vela

21 abril 2009

Las ovejas descansan exhaustas por las prolongadas vigilias de su agotador trabajo. No haré ruido, estoy en deuda con ellas.

10 comentarios:

© loki vinodelfin dijo...

Eso me ocurre a mi. Las ovejas han dimitido de sus puestos de trabajo. Las duermo.

Un abrazo.

Fénix dijo...

uf.. me parece que somos muchos los que no tenemos a las ovejitas cerca para que no ayuden.

HYDRO dijo...

¿quien duerme a quien?mmmm.Un saludo

Claudia Sánchez dijo...

Bueno dichoso tú... las mías están en huelga: reclaman menos horas de trabajo! :-(
Saludos!

Sílice dijo...

Y ¡fíjate tú! que yo nunca las he utilizado para eso, cuando me voy a dormir me duermo como un lirón. Creo que tengo mucha suerte y las ovejas, en cuanto a mí respecta, también.

Un abrazo,

Inma

Martín dijo...

Las ovejas hacen un trabajo duro, pero con los ojos cerrados, nadie las ve. Saludos

Taba-re dijo...

Coincido con HYDRO.. y agrego.. ¿habrán contado seres humanos para conciliar el sueño?.

Un saludo.

Lunática dijo...

¿Es de día o de noche?...

El Ángel... dijo...

Yo tenia una 150 ovejas aproximadamente. Pero con el paso del tiempo se pusieron remolonas y ya no les gustaba saltar, un día se durmieron antes que yo. Pero fue aquella noche en que me vi a mí mismo saltando cercos para dormir al rebaño, que acordamos que cada uno por su lado a la hora de dormir. Desde entonces descansamos todos profundamente...

Un abrazo

Esteban Dublín dijo...

Muy buen cuento. Te voy a enlazar.

Publicación individual y Antologías colectivas. Libros editados Libros editados Libros editados Libros editados