Érase una vez un montón de coartadas

10 noviembre 2009




Nunca se habló de la razón de que la confinaran en la casa del bosque.Del porqué ese día el leñador, que casualmente era su yerno, cayó enfermo y por tanto no acudió al trabajo. Del motivo de que su hija no le entregara la cesta a tiempo a su nieta, y de que ésta se retrasase aludiendo que no encontraba su caperuza roja, sin la que se negaba a salir de casa. Tampoco se investigaron las cuentas corrientes del lobo, ni que motivó su repentino viaje a las Canarias.


Safe Creative #1006246665064

7 comentarios:

jordim dijo...

y queremos respuestas maldita sea..

Sílice dijo...

Cualquiera de estos escritos tuyos me vale para leerlos por la radio, Ismed, así que los espero. Son muy ocurrentes.
Te mando un abrazo y ya sabes: info@hijosdelaluna.com/

Lunática dijo...

Me parece original la idea de este post apoyándose en el cuento de caperucita roja, pero desde mi humilde opinión, falta "algo" contundente.
Saludos

Fénix dijo...

La soledad del anciano

ismed dijo...

Jordim, estoy contigo en esta historia quedan muchas preguntas sin contestar.
¿Quién era el padre? ¿Por qué la abuela vivía sola en el bosque y no con su hija?...

ismed dijo...

Lunática,tienes razón,no mencioné el hecho de que la victima era la abuela,asesinada por el lobo. Lo del complot familiar creo que sí quedó claro.

ismed dijo...

Fénix: Eso es, la pobre anciana abandonada en una casa en el bosque. ¿Por qué la abandonaron? ¿Qué clase de abuela, suegra o madre era para acabar así?

Publicación individual y Antologías colectivas. Libros editados Libros editados Libros editados Libros editados